top of page

Negligencia para resolver

Los seres humanos desarrollamos diferentes formas de abordar el conflicto, según nuestra personalidad y carácter aunado a nuestras vivencias. Un aspecto que impide comúnmente resolver los conflictos es la negligencia para abordarlos, la cual se define como la falta de diligencia y cuidado en el cumplimiento de un deber. 


El tiempo es un recurso no renovable y lo único cierto es el aquí y el ahora, luego entonces nada nos garantiza que “ya habrá tiempo” más adelante para enfrentar un un conflicto y resolverlo. Además de que se envía un mensaje de desinterés que dificulta el ya de por sí latente problema. 



En mi práctica profesional como mediadora me encuentro que muchos conflictos se agravaron por la falta de atención oportuna, escalando a niveles que eran innecesarios y perfectamente evitables.  Te invito a analizar estas sugerencias:


1. Si el problema te molesta, atiéndelo.

2. Evadir un conflicto no lo resuelve lo agrava.

3. Sé intencional. Da el primer paso para resolver, haz la llamada.

4. Consulta a un profesional que te ayude a gestionar debidamente tus diferendos.

5. No siempre tener razón hace que ganes. Validar y negociar los intereses de la otra persona puede resultarte mucho más efectivo para una mejor relación futura.


Ven y resolvamos.



bottom of page