top of page

La mediación como aliado en la solución de controversias testamentarias.

“La muerte, ese temido enemigo que llega sin avisar, la única certeza 

que tenemos los seres vivos desde el nacimiento.”


Según la revista Forbes, en México; uno de cada 20 adultos cuenta con un testamento. El testamento es un instrumento que da tranquilidad y certeza en el área patrimonial y familiar. Lamentablemente en México tenemos poca cultura testamentaria, lo cual propicia que cada año se tengan que tramitar un gran número juicios sucesorios intestamentarios con el propósito de que, familiares que se consideren con derechos legítimos para heredar, puedan adjudicarse los bienes que fueron de sus seres queridos.  




La relación familiar es un vínculo que se da por el parentesco consanguíneo o por afinidad y normalmente supone el más alto valor para una persona. Siempre que alguien fallece intestado y con bienes en su haber patrimonial, surge la necesidad de que la autoridad judicial designe herederos legítimos y aquí es donde inician muchos de los conflictos familiares que en ocasiones fracturan las relaciones de forma permanente. Es en medio de la aflicción y el dolor por la pérdida que los familiares se ven en la necesidad de resolver a quien le corresponde el caudal hereditario. La mediación surge como una gran alternativa para que los herederos logren acuerdos y exploren diferentes formas de hacer una repartición en la cual los involucrados participen activamente con una sensación de justicia y provea soluciones que funcionen para todos porque han colaborado para resolver.




El mediador los ayudará a establecer un diálogo informado, respetuoso y los conducirá a desatar su creatividad para lograr poner fin a sus diferencias, pero lo más importante es la capacidad de salvaguardar las relaciones por encima de los conflictos, mediante la intervención de un mediador; es por esto que sin temor a equivocarme, pongo a consideración de mis lectores la mediación como una excelente opción para solucionar conflictos del entorno familiar.




bottom of page