top of page

Conflictos familiares

Las relaciones familiares son sin lugar a dudas una fuente muy frecuente de conflictos y esto es debido en gran manera al componente relacional y las emociones tan intensas que se desarrollan en el entorno de una familia; debido a lo anterior no deben ser motivo de vergüenza sino de un profundo análisis de las causas más comunes y de todos los factores que inciden en este tipo de disrupciones, pero sobre todo deben verse como una gran oportunidad para transformar las dinámicas familiares, cortar con patrones destructivos y no heredar a las siguientes generaciones la escalada de conflictos que termine por destruir el vínculo consanguíneo.


Los conflictos más comunes que se dan en este entorno son:

· Los conflictos de pareja.

· Los conflictos entre padres e hijos.

· Los conflictos entre hermanos.

· Los conflictos que se dan en las empresas familiares.


Las principales causas que los originan son:

· Una mala comunicación o ausencia de comunicación.

· Falta de unidad en los objetivos o falta de objetivos en común.

· Falta de definición de roles de los miembros o invasión de roles.

· Expectativas.

· Falta de limites claros en cuanto a lo que se permite como parte de la relación entre los miembros y a los valores familiares.


En mi experiencia como mediadora me encuentro que un alto porcentaje de los asuntos en los cuales me toca intervenir tiene que ver con conflictos de índole familiar, aunque algunos de ellos desemboquen en conflictos empresariales. El tratamiento que se le debe dar para gestionar y transformar estas controversias es aquel que permita en la medida de las posibilidades salvaguardar los vínculos afectivos o por lo menos detener el avance de su deterioro o destrucción.


Cuando este tipo de asuntos tocan a mi puerta, entiendo la importancia que reviste profundizar en el origen y verdaderas causas para poder entender y que los miembros comprendan de donde surge todo y aceptar que el pasado no podrá cambiarse, sin embargo, mi meta es siempre avanzar hacia el futuro para tratar de guiarles a construir una mejor relación o terminar de la mejor manera con una relación, siempre dejando la puerta abierta para futuras circunstancias y posibilidades.


En el menor de los casos no se podrá recuperar la relación, sin embargo, se deben agotar todos los esfuerzos y trabajar intencionalmente con genuino interés, preferiblemente de la mano de un tercero neutral o mediador quien es un profesionista especializado en comunicación asertiva, capacitado en la intervención para la solución de conflictos mediante el logro de acuerdos, quien debe ejercer su función en el mejor interés por restaurar el entorno familiar y los lazos afectivos.


bottom of page